Tag Archives: Valores

Implicación familiar en las comunidades educativas

Posiblemente, uno de los aspectos más controvertidos dentro de la profesión docente sea el ámbito de las relaciones generadas con las familias de los educandos. Por ello, se muestra relevante promover debates en torno a esta cuestión durante la formación del profesorado.

En este sentido, en el máster habilitante para ejercer como docente de secundaria, se nos pedía reflexionar sobre los posibles tipos de participación familiar en los centros educativos, así como los modelos más adecuados que puedan repercutir en la mejora del rendimiento académico del alumnado. Por último, tras la investigación sobre el estado actual de la cuestión, debíamos plantear posibles vías de mejora al respecto.

Situación actual

La crisis económica ha supuesto un duro revés para la educación y ha desalentado al sector en mitad de un proceso de cambio. Uno de los pilares básicos que ha sustentado la educación del siglo XXI es la atención a la diversidad para formar adecuadamente a todos los niños y niñas.

Existen numerosas teorías sobre la orientación familiar, pero en su mayoría están estancadas. La falta de recursos humanos y materiales, de tiempo, la reticencia común hacia una comunicación más fluida, y en general, un clima de hastío son las principales causas. El marco de estas relaciones se produce en las tutorías, pero esta merma ha deteriorado la atención personalizada.

Las familias tienen derecho a conocer el Proyecto Educativo del Centro para decidir sobre la educación de sus hijos. Dicho proyecto debería caracterizarse por ofrecer una enseñanza de calidad y coherente que impulse cercanía y, a su vez, establezca el tiempo necesario para atender a la diversidad. Por otra parte, el principal deber familiar es una implicación mínima en la comunidad educativa, que suele traducirse en una mejora académica de los estudiantes y, por ello, este hecho debería ponerse de manifiesto con especial hincapié.

También sería deseable un mayor consenso en cuanto a la formación en valores, que parece ser, según revelan los estudios al respecto, una de las preocupaciones familiares. Este esfuerzo de comunicación y acuerdo podría repercutir en un buen clima de convivencia que mejore la práctica educativa. Lejos de superarse esta cuestión, los cambios políticos en las administraciones se están caracterizando por una desconfianza plena en la labor realizada hasta ahora para promover una educación inclusiva, tan necesaria en el momento actual para garantizar la igualdad de oportunidades, piedra angular de las sociedades democráticas[1].

Familia. Imagen de Pixabay
Familia. Imagen de Pixabay

La implicación necesita ser promulgada en las aulas, ofreciendo posibilidades de colaboración. Entre quienes ven esta crisis como oportunidad de innovación, proponen precisamente el Aprendizaje Colaborativo no sólo para su uso en el proceso de enseñanza, sino para fomentar la comunicación. La ayuda de las TICs puede ser clave para solventar la escasez de tiempo mencionada.

Principales escollos y posibles vías de solución

Hay muchos factores que dificultan la calidad de las relaciones establecidas entre los agentes de la comunidad educativa, como bien se apuntó en el debate generado. Destacaría una aportación que hacía hincapié en cuanto a la incidencia del contexto social que obstaculiza, en buena medida, una mayor implicación por parte de las familias.  En este sentido, resaltaría que es preferible facilitar los cauces ya habilitados a intentar elaborar estrategias nuevas desde los centros para atraer a familias, que podrían igualmente no responder de forma favorable. Así, sin quitar importancia a esta última acción, si creo que debería ser secundaria y dar prioridad a la mejora de los espacios ya existentes. Es decir, antes de intentar establecer nuevas formas de comunicación en el ámbito escolar, convendría reforzar los canales existentes, ampliando el tiempo de tutorías y reforzando la actuación de la orientación escolar dentro de las mismas, incorporando profesionales de este ámbito. Este último aspecto es fundamental, puesto que otra de las dificultades añadidas es precisamente la desconfianza de las familias hacia el profesorado (García-Bacete, 2014).

Asimismo, tal y como se apuntaba en torno a esta cuestión, sin necesidad de intervención estatal se podría fomentar y reforzar el papel de la orientación en las tutorías, aspecto que trataré en la siguiente publicación. Además de contribuir a la profesionalidad del espacio, reforzar la labor de la orientación educativa conseguiría añadir otro elemento que puede incidir de forma positiva en la mejora del diálogo y la convivencia: una estrategia de liderazgo compartido que fomente relaciones democráticas.

En este sentido, supondría una simple renovación de los programas que trabajan la relación familia-escuela. Por ejemplo, se puede mejorar y facilitar técnicas de comunicación y colaboración para mejorar la calidad educativa, mediante grupos de debate donde mostrar las competencias personales y educativas de todos los actores. Esto podría ayudar a la prevención de problemas y a coordinar intervenciones educativas en las que participen todos los miembros de la comunidad. Y quizás, volviendo a incidir en este aspecto, el uso de las TICs para mantener un diálogo permanente podría beneficiar a las familias a las que precisamente la falta de tiempo les impide involucrarse más en el proceso escolar.

 

Bibliografía

  • García-Bacete, F.J. (2014) Cómo son y cómo podrían ser las relaciones entre escuelas y familias en opinión del profesorado. Cultura y Educación, 18, 3-4. DOI: 10.1174/113564006779173000
  • García, L. y Martínez, M.C (2003) Orientación educativa en la familia y en la escuela. Madrid: Dykinson.
  • Martínez, M.C, Álvarez, B. Y Fernández, A.P (2009) Orientación familiar. Contextos, evaluación e intervención. Madrid: UNED.
  • Trujillo, F. (29 octubre, 2017) Sobre la crisis de la tutoría, las tutorías emergentes y el aprendizaje cooperativo [Web blog post].

 

 

[1] Véase la petición del partido político VOX de conocer los centros y el nombre de las personas instructoras de talleres relacionados con el respeto a la diversidad sexual y la consecuente campaña #apuntaminombrevox a modo de protesta, ante, lo que sin duda, se trata de un intento de retroceso educativo sin precendetes.

 

Advertisements